domingo, 10 de abril de 2011

Akafala

Posteado por

Los antiguos siempre emplearon los mitos y leyendas como una forma de educar a los más pequeños. Algunas narraciones partían de hechos reales, pero otras eran narradas sólo para educar, aunque no fueran ciertas.

 Localización

Esta leyenda es propia del pueblo de Túcume. En Túcume encontramos varias pirámides de barro, que fueron construidas por cientos de años y con el esfuerzo de miles de hombres.

Resumen

Akafala era una hermosa princesa de Túcume, el “Valle de las Pirámides”. Era tan bella que sus ojos negros encantaban a muchos hombres, pero tanto se gustaba a sí misma por ser tan bella, que sólo vivía pendiente de sí misma, rechazando los amores que le ofrecían.

Akafala pensaba que era tan bella como la Luna, por eso un sacerdote, en nombre de todo su pueblo la conjuró a vivir embarazada siempre, pues en eso está el orgullo de una mujer, no en su belleza.

Akafala se vio y pensó que no era bella, por eso se envenenó, dejando como testigo a la Luna, pero la Luna en castigo por querer decidir sobre su vida, la convirtió en una estrella de mar, que no brilla y vive en el fondo del agua, en donde nadie la puede admirar.

¿Qué nos enseña?

La leyenda de la princesa Akafala nos muestra como la vanidad es castigada por los dioses; pero también nos permite conocer que en el antiguo Lambayeque hubieron mujeres que tenían el poder, al igual que los hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada