domingo, 10 de abril de 2011

El Cerro Chaparrí

Posteado por


Los cerros, o apus, como fueron llamados hace mucho tiempo, siempre fueron considerados dioses o seres mágicos, que podían proteger o castigar a quienes vivían cerca a sus faldas o a quien pasara cerca de ellos.

Esta leyenda explica el origen de dos cerros de nuestra región.

Localización

El cerro Chaparrí se localiza en la reserva del mismo nombre, en Chongoyape, en donde el clima es cálido y seco, por eso es llamado como el “Bosque seco del Noroeste”. En ésta reserva se protegen aves como la Pava Aliblanca, el oso de anteojos, el tigrillo, etc. Esta reserva en privada, por lo cual son sus pobladores quienes la protegen y guían el turismo en ella.

El cerro Yanahuanca se localiza en Cajamarca, al oriente de nuestra región.

Resumen

En el cerro Chaparrí se encuentra sepultado el cadávr de Chaparioc, un antiguo casique, cuyo nombre significa “de corazón noble”.

Como los antiguos caciques, además de gobernar, era sacerdote y guardaba la religión sagrada, era quien practicaba la magia blanca y la enseñaba en un cerro cercano llamado Cerro Mulato, en donde se encuentran signos grabados en la piedra, de los cuales nadie sabe el significado.

Otro cerro es Yanahuanca, en donde habitaba un sacerdote de la magia negra que llevaba el mismo nombre.

Ambos sacerdotes eran enemigos, por lo que lucharon para dominar los territorios que el otro poseía. Chaparioc resultó muerto, pero sus discípulos oraron al sol para que lo reviviera y lo consiguieron. Chaparioc organizó a sus hombre para atacar a Yanahuanca, quien se encontraba festejando y ebrio. Como matarlos no era buena idea, porque podían volver a la vida, Chaparioc decidió volverlos piedra.

Narración oficial




¿Qué nos dice esta leyenda?

Esta leyenda explica el origen de los grabados del Cerro Mulato y principalmente como el bien siempre triunfa sobre el mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada